Welink Accountants Welink Accountants
accountant

Asesor del futuro, ¿cómo prepararse?

Welink Accountants

Welink Accountants

Asesor fiscal del futuro, ¿cómo prepararse?



Es evidente que nuestra profesión va evolucionando en paralelo a cómo lo hace la sociedad. La tecnología adquiere una importancia cada vez más importante en nuestras vidas, y debemos estar preparados para reciclarnos e ir perfeccionando nuestras habilidades si queremos seguir siendo competitivos en un mercado que cada vez es más exigente.

 

La tecnología como aliada 

 

La revolución tecnológica ha facilitado nuestro trabajo de manera considerable. La práctica totalidad del software de contabilidad nos permite descargar la información contable y fiscal de nuestros clientes de forma telemática, lo que ha permitido ahorrar costes en papel, pero sobre todo nos ha permitido ser más respetuosos con el medio ambiente.

 

Por eso es importante ver a la tecnología como nuestro mejor aliado, ya que vamos a necesitarla a la hora de relacionarnos con nuestros clientes, proveedores, y especialmente con los organismos oficiales tales como la Seguridad Social o la Agencia Tributaria.

 

Lo que exigen las administraciones públicas

 

Dado el mayor control que ejerce la Agencia Tributaria sobre los contribuyentes, debemos ser capaces de organizar correctamente toda la información de la que disponemos sobre nuestros clientes, ya que los requerimientos exhaustivos de documentación que realiza la administración son cada vez más abundantes.

 

Las administraciones públicas gracias al desarrollo tecnológico tienen acceso a fuentes de información de las que antes no disponían, y esto da la posibilidad a la Agencia Tributaria de conocer de primera mano toda la información fiscalmente relevante de nuestros clientes con mucha más inmediatez.

 

Por eso debemos asegurarnos de que nuestro software pueda volcar toda la información que nos demanden, en formatos electrónicos, para evitar problemas añadidos cuando tengamos que contestar un requerimiento. 



Además, debemos ser organizados con la documentación física porque también nos pedirán documentación en dicho soporte.

 

¿Cuál debería ser la ética de un asesor fiscal o contable?

 

Por otro lado, la mayor cooperación entre países para controlar el blanqueo de capitales y la comisión de delitos fiscales y societarios, se ha traducido en una mayor presión por parte de las administraciones a los asesores fiscales para que les suministren información sobre las operaciones de sus clientes que puedan pretender eludir el pago de los impuestos.

 

La aprobación y futura transposición en la normativa española, de la última modificación de la Directiva de Cooperación Administrativa, obligará a los asesores fiscales a suministrar a la administración los elementos principales de operaciones en las que participen o conozcan que puedan ser mecanismos ideados para eludir el cumplimiento de obligaciones fiscales.

 

Esto nos obliga a hacer pedagogía con nuestros clientes, y a advertirles de las repercusiones fiscales de sus actos, aunque es algo que lógicamente venimos haciendo desde que entramos en la profesión, ya que, entre otras cosas, es lo que nos indica nuestro código deontológico y nuestra profesionalidad.

 

Esta directiva ha causado cierto malestar en nuestro sector, ya que los asesores fiscales somos los profesionales que velamos por el respeto de la normativa vigente por parte de nuestros clientes, y consideramos que se nos criminaliza y se nos pretende convertir en “policías” de nuestros clientes, imponiendo una cuasi presunción de culpabilidad y de fraude.

 

Al margen de esta valoración los asesores fiscales y contables seguiremos haciendo nuestro trabajo de buscar la mejor alternativa fiscal para nuestros clientes desde el cumplimiento al marco normativo vigente.

 

Por otro lado, los asesores fiscales y contables, debemos asumir que nuestra forma de trabajar ha cambiado para siempre, muchas labores administrativas desaparecerán porque son procesos automáticos de los que se encargarán las aplicaciones informáticas.

 

Sin embargo, debemos ver estos cambios como una oportunidad para poder ser capaces de ofrecer un servicio de mayor valor añadido a nuestros clientes.

 

Los contables pueden realizar una gran labor en los aspectos financieros. Asesorar financieramente al cliente consiste en medir sus costes de rentabilidad, de producción, de personal, en definitiva, toda una serie de variables que pueden ayudarle a conocer su situación económica.

Entrena tu actitud comercial

 

Es imprescindible para lograr el éxito en la profesión tener una buena actitud comercial. Aunque los grandes despachos profesionales disponen de la capacidad económica suficiente para contratar un comercial, muchos asesores trabajan de forma independiente y ellos deben ser sus propios comerciales.

 

Por último, no nos debemos olvidar de que vivimos en un mundo cada vez más globalizado y hay que hablar idiomas. Antes parecía que con hablar inglés y en un nivel “intermedio”, era suficiente, pero, sin embargo, en la actualidad, todo el mundo habla inglés con cierta soltura, y es algo que se da por supuesto. 

 

La importancia de los idiomas para un asesor

 

Nuestra recomendación es que además del inglés los profesionales del asesoramiento de empresas dominen también el francés, dado que es uno de los idiomas oficiales de la Unión Europea, y en el Magreb, y también, el que se habla en nuestro país vecino; así como el alemán y por qué no, el chino.

 

Es evidente que aprender idiomas requiere un gran esfuerzo en tiempo y dinero, y que no todo el mundo puede pretender hablar cuatro o cinco idiomas, pero sí que es recomendable dominar el inglés y una segunda lengua con cierta repercusión en el mundo de los negocios, tales como las citadas anteriormente.

 

Afortunadamente hay ciertos aspectos que van a seguir siendo básicos en nuestra profesión, lo que distingue a los buenos profesionales de la asesoría fiscal es el gran conocimiento de la normativa tributaria, y eso es algo que seguirá siendo imprescindible en nuestro día a día.

 

Hay sectores en los que se abre un gran abanico de posibilidades para los profesionales del asesoramiento; la fiscalidad internacional, la fiscalidad del comercio electrónico o el asesoramiento tributario a deportistas de élite y grandes patrimonios son algunos ejemplos. 

 

_________________________________

 

Por lo tanto, tendremos que seguir estudiando y actualizando nuestros conocimientos, si bien, ya no nos bastará con ser grandes expertos en la normativa fiscal y contable, también deberemos dominar los softwares de gestión fiscal y contable, las hojas de cálculo o el inglés aplicado a los negocios. 

 

Los profesionales de cualquier sector, y en eso, el nuestro no es una excepción, somos conscientes de que debemos pasar toda nuestra vida profesional estudiando y manteniendo la misma ilusión y las mismas ganas de mejorar que el primer día, solo así podremos responder a los retos que nos planteen nuestros clientes. 

¿Tienes una asesoría o gestoría?

Únete a Welink Accountants, la primera comunidad que conecta asesorías y gestorías con clientes