Welink Accountants Welink Accountants
compras-por-internet-segura

Compras por Internet. ¿Cómo comprar por internet de forma segura? 

Welink Accountants

Welink Accountants

Compras por Internet. ¿Cómo comprar por internet de forma segura? 

 

Vivimos en la era digital y online. Ahora podemos llevar a cabo todo tipo de actividades mientras estamos sentados. Han surgido muchos avances tecnológicos como las facturas electrónicas, el online banking, etc.

 

Uno de los sectores que más ha evolucionado en la última década es el de las compras por Internet.



Mientras que antes se compraba casi exclusivamente en tiendas físicas, los últimos años se han caracterizado por la aparición del comercio electrónico. El comercio electrónico no difiere mucho de una tienda normal, pero en lugar de tener una tienda física, su escaparate está en Internet, lo que ha impulsado a muchos a abrir su negocio online.   

 

Para adaptarse a este enorme cambio, muchas tiendas físicas han decidido ampliar sus puntos de venta abriendo una tienda de comercio electrónico o e-commerce. ¿El resultado? Una audiencia aún mayor a la que llegar, que por supuesto representa más clientes potenciales.

 

 

El comercio electrónico no es sólo una oportunidad adicional para los comerciantes, sino que ahora es posible para todo el mundo tener cualquier tipo de producto o servicio, comprarlo desde cualquier parte del mundo y obtenerlo en un tiempo más que razonable.

 

 

Sin embargo, este nuevo hábito nuestro ha dado lugar a una serie de problemas de seguridad. Hay que recordar que las compras en Internet suelen realizarse mediante pagos online, salvo en algunos casos excepcionales en los que es posible pagar contra reembolso. 

 

No son pocos los que, sobre todo al principio, han caído en una estafa. Las cuentas bancarias fueron hackeadas y los pobres desafortunados perdieron grandes sumas de dinero.

 

Afortunadamente, las cosas han cambiado mucho hoy en día y las compras en Internet son cada vez más seguras. Pero si quieres estar aún más seguro, hay tarjetas que te permiten comprar online con tranquilidad, sin poner en riesgo tu dinero.

 

 

 

¿Es seguro comprar en Internet?



Para la generación más joven, comprar por Internet es ya un hábito establecido, sin ningún riesgo. Encuentran lo que quieren comprar, lo añaden a su cesta de la compra, proceden al pago y ya está.

 

 

 

Pero los que son un poco mayores, especialmente los que tienen más de 50 años, son muy cautelosos. Piensan en lo que podría pasar, como por ejemplo, una clonación de la tarjeta, robo de sus datos para acceder a su cuenta corriente y quién sabe qué más. Por ello, muchas personas renuncian a comprar por Internet.

 

 Hay que decir que en realidad los niveles de seguridad que se aplican a las tarjetas son muy altos y difíciles de vulnerar. Normalmente, antes de proceder a cualquier compra, hay que dar una doble confirmación mediante un código que sólo puede recibir el titular de la tarjeta (normalmente por SMS en su smartphone o como notificación a la app vinculada directamente a la cuenta corriente).

 

 

Pero si todavía te preocupa que te estafen, hay varias formas de evitarlo y hacer tus compras de forma segura.

 

 

 

Uso de tarjetas de prepago



Quizá el método de pago más utilizado sea el de las tarjetas de prepago. 

Comúnmente conocido como "PostePay", hay un gran número de ellas. Cada banco suele tener su propia gama de tarjetas de prepago y han surgido muchos otros que ofrecen distintos tipos de servicios, como la vinculación de diferentes cuentas corrientes.



Una tarjeta prepago, también conocida como tarjeta recargable, es una tarjeta que no está vinculada a una cuenta corriente. Su uso es muy sencillo, basta con depositar el dinero mediante una recarga a través del home banking, o en cualquier centro autorizado, y proceder a las compras.  

 

 

Recientemente, algunas tarjetas de prepago han evolucionado, permitiendo al usuario realizar muchas más operaciones. Estas tarjetas también tienen un IBAN y las características básicas de una cuenta corriente. Pueden utilizarse para recibir dinero, hacer transferencias y mucho más. Este tipo de tarjeta es muy popular entre los jóvenes que no necesitan abrir una cuenta bancaria real.

 

 

La ventaja de las tarjetas prepago es que suelen contener el dinero que necesitas para hacer tus compras y, en caso de que algo vaya mal, sólo arriesgas una cantidad mínima.

 

 

 

Si estás pensando en comprar una tarjeta prepago, nuestro consejo es que te informes sobre sus características. Dada la amplia oferta, lo mejor es tener una idea clara de lo que puedes y no puedes hacer con una determinada tarjeta prepago.

 

 

 

PayPal: una revolución para las compras online



Si hablamos de seguridad en las compras por Internet, no podemos dejar de mencionar a PayPal. 

 

PayPal es un intermediario que permite comprar en Internet sin tener que proporcionar ninguna información.

 

Su uso es muy sencillo: basta con conectar tu cuenta corriente o tu tarjeta prepago a una cuenta PayPal; en el momento de la compra, basta con conectarse a la cuenta PayPal y desde allí autorizar la compra.

 

Al utilizar este cómodo intermediario, evitas proporcionar tus datos a terceros y también evitas el fenómeno de la clonación de tarjetas. Con PayPal también puedes transferir y recibir dinero.

 

Un requisito fundamental: la precaución



Además de los métodos de pago descritos anteriormente, hay un requisito para la tranquilidad en las compras online y, en general, para la seguridad de nuestra privacidad y nuestras finanzas, la prudencia.

 

El uso de dispositivos que nos conectan con el resto del mundo se ha convertido en algo tan habitual en nuestras vidas que a menudo perdemos de vista algunos hábitos básicos para salvaguardar nuestros datos.

 

Cuando se utiliza correctamente, la tecnología puede ofrecernos muchos beneficios.

 

Puede parecer absurdo, pero incluso hoy en día hay quienes utilizan los antiguos programas de intercambio de archivos (E-mule, por ejemplo) para compartir carpetas con datos sensibles. Sólo en los últimos días, algunos usuarios han conseguido descargar pases verdes de carpetas compartidas.

 

También debemos tener cuidado al instalar apps y navegar por Internet, introducir datos o unirnos a programas sin leer las condiciones de uso.

 

Cuidado con el spam y el correo encubierto

 

Aunque las páginas de comercio electrónico, grandes o pequeñas, son un lugar seguro para realizar compras, la situación es muy diferente en los marketplaces de venta y subastas (los ejemplos son EBay y Subito). 

 

En este caso, son los simples usuarios los que ponen los anuncios y estos sitios funcionan únicamente como un escaparate. Una vez que has encontrado el producto que deseas, la transición no se produce entre tú y el sitio en cuestión, sino entre tú y la persona que ha puesto el anuncio, es decir, un simple particular. 

 

Desgraciadamente, entre ellos, también hay quienes publican anuncios falsos, pidiendo el pago inmediatamente y enviando después un producto que no es el deseado. En estos casos, lo mejor es cerciorarse de la buena fe del vendedor antes de realizar cualquier tipo de transferencia.

 

Por último, no olvidemos las estafas que llegan por correo electrónico. Hemos visto todo tipo de estafas, solicitudes de dinero por un paquete bloqueado o pagos a cambio de no publicar tus datos.

 

Conviene recordar que ningún organismo autorizado pide dinero por correo electrónico y que lo mejor es denunciar estas estafas a la policía postal.

 

¿Tienes una asesoría o gestoría?

Únete a Welink Accountants, la primera comunidad que conecta asesorías y gestorías con clientes