Welink Accountants Welink Accountants
contabilidad-de-sociedades

Contabilidad de sociedades: aspectos imprescindibles

Welink Accountants

Welink Accountants

Tipos de empresas que tienen obligaciones contables

De acuerdo con el Código de Comercio de nuestro país todos los comerciantes tienen que llevar un registro de la contabilidad, aunque si nos atenemos a las leyes fiscales lo cierto es que solo un grupo están realmente obligadas a hacerlo. Para establecer esta distinción se tiene en cuenta la personalidad jurídica del empresario y el régimen de estimación fiscal de los rendimientos de las personas físicas, así distinguimos entre:

  • Sociedades mercantiles.
  • Personas físicas que trabajan en régimen de autónomos.

En este artículo vamos a centrarnos en las obligaciones de las primeras.

El impuesto de sociedades

Este impuesto es el equivalente al IRPF que grava la obtención de ingresos por parte de las personas físicas pero aplicado a las sociedades mercantiles. Así, si la sociedad obtiene una renta como consecuencia de su actividad es necesario calcular una base imponible de la que se obtiene el resultado contable y la cantidad que debe abonar, tal y como establece la Ley del Impuesto de Sociedades.

 

Sin embargo, no todas las empresas pagan este tributo. Para tener que hacerlo deben tener personalidad jurídica propia y además, estar establecidas dentro del territorio español. Por lo tanto, podemos decir que las siguientes empresas están sujetas a pagar este impuesto:

  • Sociedades mercantiles como la sociedad anónima, limitada o la colectiva.
  • Sociedades civiles.
  • Asociaciones y fundaciones.
  • Sociedades unipersonales.
  • Entes públicos.
  • Fondos de inversión.
  • Fondos de pensiones.

El plan general contable

Para poder calcular el montante del impuesto de sociedades es necesario llevar una contabilidad ordenada y regulada tal y como establece el Código de Comercio, es lo que se conoce como el Plan General Contable o, coloquialmente, llevar la contabilidad de la empresa siguiendo determinadas pautas:

  • La contabilidad debe llevarse de forma ordenada.
  • La contabilidad debe adaptarse a la actividad de la empresa.
  • Tiene que permitir un seguimiento cronológico de todas las operaciones.
  • Implica también la elaboración de inventarios y cuentas anuales, así como el diario el libro de socios y actas.

Este plan contable debe presentarse en el registro mercantil en un plazo de cuatro meses después del final de cada ejercicio contable.

 

Por último, debemos tener en cuenta que en los libros de contabilidad no debe haber espacios en blanco ni tachaduras. Además, en caso de error es necesario corregirlo en la menor brevedad. Y el uso de abreviaturas o símbolos está prohibido.

 

En el caso de aquellas empresas que no tengan que presentar un plan contable, si tendrán que tener un registro que refleje la actividad económica con los ingresos y los gastos claramente diferenciados.

Libros obligatorios de las sociedades mercantiles

Aunque ya hemos mencionado por encima los libros que se incluyen en la contabilidad de una empresa de acuerdo con el Código de Comercio y el Plan General Contable, vamos a ver en profundidad qué debe contener cada uno de los libros.

  • El libro de inventarios y cuentas anuales. En este caso es importante que siempre se abra con el balance inicial heredado del año contable anterior, así como contener balances de comprobación con sumas y saldos al menos una vez cada tres meses. Así como al final del ejercicio con el inventario de cierre y las cuentas anuales.

  • El libro diario. En este libro se tienen que incluir en detalle las operaciones diarias que se lleven a cabo en la empresa como parte de su actividad. Aunque en caso de que esta información se encuentre en otro libro también se pueden anotar totales de periodos de menos de tres meses.

Cuentas anuales

Al cerrar el ejercicio es de obligado cumplimiento que las empresas presenten estas cuentas en el Registro Mercantil incluyendo la siguiente información:

  • El patrimonio de la empresa con cualquier cambio que se haya producido.
  • La situación financiera actual de la empresa.
  • Los resultados económicos y financieros.
  • El balance general.
  • La cuenta de pérdidas y ganancias.
  • El estado de los flujos de efectivo.

Como ves, la contabilidad de sociedades implica una serie de obligaciones que pueden resultar complejas si no se tiene experiencia en el tema. Por este motivo siempre recomendamos contar con un contable de tu zona que pueda encargarse de llevar la contabilidad de tu empresa de manera segura.

¿Eres una Asesoría o Gestoría?

Únete a Welink Accountants, la primera comunidad que conecta asesorías y gestorías con sus clientes