Welink Accountants Welink Accountants
contratar-asesor-inmobiliario

¿Por qué contratar a un asesor inmobiliario?

Welink Accountants

Welink Accountants

Cuando desea comprar o vender bienes inmuebles, hay dos opciones: contratar a un profesional o cuidarlo usted mismo.

 

Pasar por un profesional de bienes raíces trae un verdadero impulso, pero también tiene un costo. De hecho, este último actuará como intermediario entre el vendedor y el comprador, a cambio de una comisión. Pero recurrir a un profesional inmobiliario también aporta muchas ventajas, como el ahorro de tiempo, una mayor tranquilidad e incluso en ocasiones una cierta rentabilidad.

 

Anteriormente, solo tenía que confiar su archivo a un agente inmobiliario que buscara satisfacer mejor sus necesidades. Pero desde hace unos años existe un nuevo tipo de intermediario: el asesor inmobiliario.

 

El asesor inmobiliario es autónomo, gestiona transacciones en nombre de una agencia inmobiliaria, que le otorga una comisión en función del número de contratos firmados.

 

Pero entonces, ¿por qué recurrir a un asesor inmobiliario? Te explicamos.



¿Qué es un asesor inmobiliario?

Un asesor inmobiliario es pura y simplemente un agente comercial, por lo tanto, es una profesión accesible para todos, incluso si requiere sólidas habilidades comerciales, así como un cierto interés en bienes raíces. Es agente inmobiliario independiente inscrito en el Registro Especial de Agentes Comerciales (RSAC).

 

A diferencia de un agente inmobiliario, un asesor inmobiliario no tiene la tarjeta Transaction Immobilière. También llamada Carte T., es emitida por la Cámara de Comercio e Industria y le permite ejercer un oficio relacionado con la transacción de bienes raíces en edificios y negocios de manera profesional.

 

En otras palabras, el asesor inmobiliario trabaja en nombre de un agente inmobiliario, que tiene esta tarjeta T., así gestiona las transacciones, desde la prospección hasta la firma del mandato en el notario.

 

En efecto, el asesor inmobiliario es retribuido a comisión, en función de cada operación inmobiliaria realizada, es decir, en función del número de contratos firmados.



El papel del consultor inmobiliario

La profesión de asesor inmobiliario se divide en dos partes, como independiente en el campo de los bienes raíces, el asesor inmobiliario busca continuamente desarrollar su cartera. Debe mantenerse al tanto de la actualidad del sector. Por otro lado, hace su trabajo de asesorar a sus clientes, informándoles y guiándoles en sus pasos.

 

Un profesional inmobiliario

Como profesional inmobiliario, el asesor debe escuchar constantemente al mercado. Realiza una vigilancia para estar al tanto de la situación y tendencias en el sector inmobiliario: nuevas leyes, precio del metro cuadrado, tiempo necesario para la venta.

 

Esta profesionalidad permite tranquilizar a los clientes además de proporcionarles información fiable e interesante.

 

Por eso es importante que el asesor inmobiliario esté en perpetuo aprendizaje, ya sea sobre el mercado inmobiliario, pero también en lo que se refiere a sus habilidades personales: negociación, relación con el cliente, comunicación...

 

Es un trabajo que requiere un cuestionamiento constante de los propios conocimientos pero también de las propias habilidades para seguir evolucionando al mismo tiempo que el mercado.

 

Un consejero

Finalmente, la base de la profesión de asesor inmobiliario sigue siendo por supuesto brindar asesoramiento, informar a su cliente sobre el estado del mercado, las diferentes posibilidades según su proyecto y a veces puede ser llamado a realizar operaciones de prospección en nombre de su cliente.

 

El asesor inmobiliario debe ser polivalente para poder responder mejor a las preguntas y necesidades de sus clientes.

 

Una vez encontrado el inmueble o el comprador, éste actuará como intermediario entre las partes, es él quien se ocupa de la constitución y seguimiento de los expedientes. Gestiona tanto las transacciones de venta como las de alquiler.

 

La profesión de asesor requiere por tanto buenas dotes de negociación, pero también de comunicación, porque está constantemente en contacto con cada una de las partes.



¿Cómo elegir a tu asesor inmobiliario?

Es importante elegir con cuidado a su asesor inmobiliario, es una persona que te acompañará a lo largo de tu proyecto, durante varias semanas, incluso varios meses.

 

Alguien de confianza

Durante sus primeras conversaciones con el asesor inmobiliario, debe sentirse cómodo. Debe establecer una relación real de confianza para poder intercambiar libremente.

 

Este último podrá comprender mejor sus necesidades y usted podrá expresar sus expectativas o inquietudes más fácilmente de la misma manera.

 

Más que un asesor, es alguien con quien se puede contar. Para ello, el asesor inmobiliario debe permanecer atento y ser fácilmente localizable.



Un experto en bienes raíces

Como se dijo antes, el asesor inmobiliario debe tener fuertes habilidades de negociación y comunicación.

 

Pero también debe tener un excelente conocimiento del mercado inmobiliario. No dude en hacerle preguntas para juzgar sus habilidades y su experiencia.



Un excelente comunicador

La profesión de asesor inmobiliario es ante todo una profesión comercial. Por lo tanto, debe saber escuchar, pero también comunicarse, tanto con su cliente como con los distintos actores del mercado. De hecho, el asesor inmobiliario está en contacto con el vendedor, el comprador, otros profesionales inmobiliarios, el notario, pero también con los profesionales de la construcción para producir cotizaciones.

 

Es preferible elegir un asesor inmobiliario con buena relación y cierta red.

 

Una persona organizada

Finalmente, la venta o compra de bienes inmuebles requiere una serie de trámites y documentos. Por eso es importante ser especialmente organizado y riguroso para que todo salga lo mejor posible.

 

El asesor inmobiliario debe gestionar la administración hasta el más mínimo detalle. Al usar este último, se ahorra la redacción de contratos de venta y errores relacionados, que pueden costar tiempo y dinero.

 

Asegúrate de que tu asesor inmobiliario sea una persona seria y organizada antes de comprometerte.

 

Conclusión

El argumento financiero suele ser la razón principal por la que las personas prefieren no utilizar un asesor inmobiliario. Sin embargo, son muchas las ventajas de contratar a un profesional:

realiza labores profesionales de prospección y marketing

acompaña y tranquiliza a su cliente durante todo el proceso

asegura el seguimiento del proyecto en su totalidad y en las mejores condiciones

él permanece disponible y brinda valiosos consejos

 

Se recomienda llamar a un profesional inmobiliario en lugar de actuar solo. Ya sea que desee vender o comprar una propiedad, es un proceso relativamente largo y técnico. Al acudir a un asesor inmobiliario, primero ahorrará un tiempo precioso.

 

El asesor inmobiliario aportará un auténtico saber hacer, tanto por sus dotes comerciales como por su capacidad de asesorar y tranquilizar. El asesor inmobiliario tiene cierta empatía, adquirida a través de su experiencia. Él busca satisfacer sus necesidades lo mejor posible, pero también apaciguarlo asumiendo las responsabilidades principales durante las diferentes fases.

 

Además, queda por poner en perspectiva la comisión otorgada al asesor inmobiliario, porque este último podría ahorrarte varios miles de euros gracias a estas habilidades negociadoras.



¿Tienes una asesoría o gestoría?

Únete a Welink Accountants, la primera comunidad que conecta asesorías y gestorías con clientes