Welink Accountants Welink Accountants
euro-870757_1920 (1)

¿Cuánto paga la empresa por cada empleado?

Welink Accountants

Welink Accountants

¿Cuánto paga la empresa por cada empleado?

 

Toda empresa requiere empleados para poder llevar a cabo su actividad, y a menudo, los autónomos también necesitan contratar personal cuando la carga de trabajo y los pedidos aumentan.

 

Al igual que el cliente abona una factura a la empresa o al trabajador autónomo en pago por el bien o servicio recibido, un empleado desempeña una labor profesional que debe ser remunerada. Es ahí donde las empresas comienzan a hacerse una serie de preguntas relacionadas con lo que les supone en términos económicos contratar a un trabajador.

El salario neto no es el único gasto por cada empleado

Cuando un trabajador percibe su remuneración, por lo general mensual, en su cuenta corriente, recibe una cantidad final que le permitirá sufragar sus gastos y los de su familia, es lo que se conoce como salario neto. 

 

No obstante, la cantidad total que la empresa abona por el trabajador, no es el sueldo neto, ya que también debe pagar una serie de gastos a la seguridad social por él, es lo que se conoce como las cotizaciones sociales.

 

Además, a la hora de calcular las nóminas de los trabajadores se debe retener un porcentaje de las mismas a cuenta del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (el I.R.P.F.). Por lo que la retribución de los trabajadores se debe calcular teniendo en cuenta el porcentaje de retención que le corresponderá en función de su salario y situación personal.

 

El I.R.P.F. es progresivo, cuanto mayor sea el sueldo que percibe el trabajador, más alto será el porcentaje de retención que se le debe aplicar, y dicho porcentaje también varía en función del número de hijos o de personas a cargo. 

¿Cuáles son los costes laborales?

Pasamos a explicar a continuación de una forma un poco más detallada en qué consisten dichos costes laborales para una empresa, y comenzaremos con los relacionados con la seguridad social. 

 

Tanto la empresa como el trabajador, están obligados a cotizar al régimen de la Seguridad Social un porcentaje del Salario Establecido. En el caso de la parte del trabajador, es la empresa la que le retiene dicho porcentaje de la nómina para abonarlo directamente a la seguridad social, en lo que se conoce como la cuota obrera.

La cuota obrera cubre los siguientes conceptos:

 

  • Contingencias Comunes: 4,70%. Con este concepto se cotiza para cubrir las consecuencias económicas de un posible accidente o baja laboral que impidiera al trabajador realizar su trabajo de forma habitual y le obligara a recibir asistencia por parte del sistema nacional de salud. 
  • Desempleo: 1,55-1,60%. Este porcentaje varía si el trabajador tiene un contrato indefinido o un contrato eventual, siendo mayor el porcentaje de cotización en el segundo caso. Con esta cotización el trabajador abona su futura prestación de desempleo en caso de que en algún momento finalizase su relación laboral.
  • Formación profesional: 0,1% Con este concepto los trabajadores contribuyen a sostener el sistema de formación ocupacional y continua que el servicio público de empleo pone a disposición de los desempleados, en el caso de la formación ocupacional y de los trabajadores en activo en el caso de la formación continua.
  • Horas Extra: 2% en el caso de horas extra de fuerza mayor y 4,70% en el caso de horas extra estructurales.

 

Por tanto, el coste de la cuota obrera para el trabajador, oscila entre el 6,35 y el 6,40% del total de la nómina, por lo que es una magnitud que debe ser tenida en cuenta por la empresa, ya que al salario bruto del trabajador se le debe incrementar este porcentaje. 

¿Qué es la cuota patronal?

Por otro lado, la compañía también es responsable de abonar una parte a la seguridad social, la que se conoce normalmente como cuota patronal. 

 

La cuota patronal no forma parte de la nómina del trabajador, sino que la liquida directamente la empresa en la seguridad social a través de los llamados seguros sociales, que son unos documentos que se presentan de forma telemática en la sede electrónica de dicho organismo. 

 

Los porcentajes en el caso de la cuota patronal son los siguientes:

 

  • Contingencias comunes: 23,60%.

 

  • Desempleo: Entre el 5,50% de los contratos fijos y el 6,70% de los contratos eventuales.

 

  • Formación profesional: 0,60%

 

  • Horas extra: De fuerza mayor 12% y por otras causas 23,60%.

 

En estos casos, los conceptos por los que cotiza la empresa, son exactamente los mismos por los que cotiza el trabajador, pero además la empresa debe cotizar por otros dos conceptos:

 

  • Contingencias profesionales: En el caso de enfermedad profesional o accidente laboral, incluyendo la incapacidad temporal, permanente, invalidez, muerte y supervivencia). El porcentaje en este caso varía en función del tipo de labor que se desempeñe, ya que no todos los trabajos tienen el mismo riesgo de accidente laboral o enfermedad profesional. En general puede oscilar entre el 1,50% de las ocupaciones de tipo administrativo o de atención y al público y hasta el 7,15% de otras de mayor riesgo como trabajadores de la minería, construcción o actividades de estiba o carga y descarga. Estos porcentajes se actualizan de forma anual.  

 

  • Fogasa: Esta cotización va destinada al Fondo de Garantía Salarial para cubrir al trabajador en el caso de impago por parte de la empresa y el porcentaje que abona la empresa es del 0,20%.

 

¿Cuáles son las retenciones de I.R.P.F.? 

Por lo que respecta al I.R.P.F., tal como hemos comentado con anterioridad el porcentaje es variable en función del salario bruto anual que perciba el trabajador. Dichas retenciones pueden ir del 19 % en el tramo más bajo que es entre 0 y 12450 € hasta el 47% para las rentas superiores a 300.000 € al año. 

Un ejemplo práctico de cuanto paga la empresa por cada empleado 

Pongamos como ejemplo, un jefe administrativo que percibe un salario de 30.000 € brutos anuales y que tiene un contrato fijo con 14 pagas: En primer lugar, dividimos 30.000/14= 2142,86 €. 

 

A estos 2142,86 € tendríamos que calcular el porcentaje del 6,35% de la cuota obrera, el 31,05 % de la cuota patronal y el 30% de retención de I.R.P.F.

 

Cuota Obrera: 2142,86* 6,35%= 136, 07 euros.

 

Cuota patronal: 2142,86* 31,05%= 665,36 euros.

 

I.R.P.F.: 2142,86*30%= 642,86 euros. 

 

136,07+665,36+642,86= 1444,29 euros.

 

2142,86+1444,29= 3587,15 euros

 

Por tanto, el coste total para la empresa de un trabajador que cobra 2142,86 € mensuales sería de 3587,15 €, y la nómina que habría que abonar sería de 2921,79 €, ya que la cuota patronal tal como hemos comentado se liquida directamente a la seguridad social. 

_____________

 

En resumen, hay una serie de gastos derivados, aparte del sueldo neto que percibe el trabajador, que equivalen aproximadamente a un 30% del salario base del empleado. Todos estos costes deben estar claros antes de ampliar la plantilla para que los pagos no se vean afectados. 

Si quieres saber más puedes visitar nuestra sección de contabilidad, donde encontrarás al experto que necesitas.

¿Eres una Asesoría o Gestoría?

Únete a Welink Accountants, la primera comunidad que conecta asesorías y gestorías con sus clientes