Welink Accountants Welink Accountants
solicitud-subvenciones-bonificaciones-contratacion

Solicitud de subvenciones y bonificaciones por contratación

Welink Accountants

Welink Accountants

Así funcionan las solicitudes de subvenciones y bonificaciones por contratación

 

El tejido empresarial en España está compuesto en una gran medida por pymes, micropymes y autónomos, sin cuya aportación nuestra economía carecería de viabilidad, ya que la inmensa mayoría de los contratos de trabajo que se firman en nuestro país a lo largo del año se formalizan por este tipo de empresas.

 

Cuando una empresa o un autónomo toman la decisión de contratar a un trabajador asumen una serie de riesgos, ya que deben asumir el pago de su salario y unas cotizaciones a la seguridad social además de ofrecerle un proyecto profesional acorde al puesto de trabajo para el cual ha sido contratado.

 

Por su parte el trabajador va a recibir un salario y unas oportunidades de promoción y desarrollo profesional que le permitirán mejorar su situación económica.

 

Las Administraciones Públicas son conscientes de la importancia que tiene para nuestro país que las empresas puedan mantener y aumentar sus plantillas, por lo que destinan una serie de partidas presupuestarias para incentivar la contratación de trabajadores, bien a través de subvenciones directas o bien mediante bonificaciones en las cuotas que abonan empresas y autónomos a la Seguridad Social.

 

Diferencia entre subvenciones y bonificaciones

 

En primer lugar hay que saber distinguir qué es una subvención y qué es una bonificación, ya que se tiende al uso simultáneo de ambas expresiones y a menudo se confunden cuando no tienen absolutamente nada que ver. 







Subvenciones

 

Las subvenciones son entregas de dinero realizadas por las Administraciones Públicas, a favor de personas públicas o privadas y están vinculadas al cumplimiento de una serie de requisitos como el cumplimiento de un objetivo o la realización de una actividad por parte del destinatario de dicha subvención.

 

Puede haber subvenciones vinculadas a la creación de nuevas empresas o proyectos de emprendimiento autónomo, para la adecuación de las empresas a las energías limpias o a las nuevas tecnologías, o como en el caso que nos ocupa, para fomentar la contratación de trabajadores por parte de las empresas.

 

Debes tener siempre presente que estas subvenciones no son un “cheque en blanco“, para poder optar a ellas tienes que cumplir con todos los requisitos que piden, y uno de ellos es el mantenimiento o la creación de empleo a lo largo de un período de tiempo determinado.

 

La explicación a ésto es muy sencilla, si el objetivo de la concesión de una subvención es el fomento de la contratación, las administraciones van a controlar que las empresas cumplen con dichos requisitos y en caso de incumplimiento tendremos que devolver la subvención que se nos ha concedido.

 

Bonificaciones

 

Una de las mayores demandas de empresas y autónomos suelen ser las bonificaciones en las cuotas de la Seguridad Social que la empresa realiza por los trabajadores, lo que se conoce como la “ cuota patronal “.

 

No está de más recordar que sumando la cuota de contingencias comunes, que es un 23,60%, la de desempleo que oscila entre el 5,50 y el 6,70 por ciento en función del tipo de contrato, el Fogasa (cotizaciones para el fondo de garantía salarial) que es un 0,20 % y las cotizaciones de formación profesional que ascienden a un 0,60%, el porcentaje que una empresa debe pagar a la Seguridad Social por un trabajador oscila entre el 29,90 y el 31,10 aproximadamente. 

 

Por lo tanto, la finalidad de estas bonificaciones es que las empresas, siempre y cuando cumplan una serie de requisitos, puedan ver reducidas o incluso exoneradas en algunos casos las cuotas que abonan a la Seguridad Social. 

 

Procedimiento para la solicitud de subvenciones

 

Las subvenciones pueden proceder de cualquier organismo público dentro de la Administración General del Estado, si bien debido al reparto de competencias entre administraciones suelen ofrecerlas cada vez más, los ayuntamientos y las comunidades autónomas.

 

Cuando una administración pública decide poner en marcha un procedimiento para la concesión de una subvención, lo publica en el boletín oficial correspondiente con una serie de bases y requisitos para su concesión. 

 

Debemos ser muy rigurosos con la entrega de la documentación que nos piden y hacerlo respetando los plazos que nos marcan, ya que presentar una solicitud fuera de plazo o sin adjuntar la totalidad de la documentación exigida puede suponer la no concesión de la subvención y la pérdida de una ayuda económica que habría venido muy bien a nuestro negocio.

 

Estar siempre pendiente de los boletines oficiales de las diversas administraciones resulta prácticamente imposible para una pequeña empresa o un autónomo, por lo que la labor de buscar subvenciones y posibles beneficios para nuestros clientes, debe ser una de las prioridades de cualquier asesoría o despacho profesional.

 

Si queremos ser una asesoría integral tenemos que abarcar todas aquellas áreas de negocio que puedan ser de utilidad a nuestros clientes, por lo que es recomendable que nosotros mismos y nuestros empleados, nos familiaricemos con la tramitación de subvenciones y seamos capaces de mantener una comunicación fluida con las administraciones implicadas en su gestión. 

 

Fiscalidad de las subvenciones

 

Las subvenciones por lo general tributan en el IRPF y en el Impuesto de Sociedades, y eso es algo que debemos tener presente. 

 

No obstante, puede haber excepciones, especialmente en el caso de subvenciones concedidas debido a grandes catástrofes naturales o sucesos imprevistos, ejemplos de estas subvenciones serían las concedidas a los afectados por el volcán en la isla de La Palma o por el temporal “Filomena“, y sii la administración considera que una subvención no debe tributar, lo indicará expresamente. 

 

Si eres autónomo, las subvenciones tendrás que declararlas dentro del apartado “Rendimientos de Actividades Económicas“ en tu declaración de la Renta mientras que si tienes una forma jurídica societaria tienes que registrar la subvención en tu contabilidad dentro del apartado “Ingresos Extraordinarios“. 



¿Cómo solicitar una bonificación de cuotas a la Seguridad Social?

 

Tal y como hemos comentado con anterioridad el objetivo de las bonificaciones de cuotas es aminorar los costes de Seguridad Social de las empresas y facilitar el acceso de determinados colectivos al mercado laboral.

 

Es imprescindible que estés al corriente en el pago de las cuotas de la Seguridad Social cuando vaya a solicitar este beneficio y que aportes el correspondiente certificado emitido por la propia Seguridad Social. 

 

Por otro lado, si en algún momento dejas de ingresar con regularidad dichas cuotas, perderás cualquier tipo de bonificación que te hubieran concedido. 

 

Al igual que las subvenciones, las bonificaciones están supeditadas a la prohibición de despedir y el mantenimiento de la plantilla durante un período de tiempo determinado, por lo que su incumplimiento significa tener que abonar el importe de la bonificación que te hubieran concedido. 

 

Para solicitar cualquier tipo de bonificación de cuotas debes acceder a la sede electrónica de la Seguridad Social y aportar la documentación que acredite que puedes beneficiarte de ello, accediendo al apartado de 'Variación de datos en Régimen Especial de Trabajadores Autónomos'.

 

Colectivos beneficiados por las bonificaciones.

 

Uno de los objetivos de las bonificaciones es facilitar el acceso al mercado laboral de colectivos con dificultades de inserción, por eso, se incentiva especialmente la contratación de personas con discapacidad, llegando a alcanzar la bonificación de la totalidad de las cuotas. 

 

También se pueden beneficiar otros colectivos como desempleados de larga duración inscritos como demandantes de empleo, mujeres víctimas de violencia de género, personas mayores de 45 años o menores de 25 y existen algunas bonificaciones para el fomento de la conciliación de la vida laboral y familiar.

 

Por último citaremos las bonificaciones para la creación de empresas y nuevos autónomos, entre las cuales destaca la llamada “ tarifa plana “ que permite a nuevos autónomos o a personas que no hayan sido autónomos en los 2 últimos años, beneficiarse de una cuota de autónomos reducida de 60 euros el primer año, una 50% de reducción sobre las bases de cotización y tipos vigentes entre el 13º y el 18 º mes y un 30% de bonificación de cuota de autónomos entre los meses 19º y 24 º. 

 

Conclusión

 

Las administraciones públicas destinan una parte de sus recursos a facilitar que las empresas puedan mantener y aumentar sus plantillas, bien mediante ayudas directas a las empresas, pero también bonificando la totalidad o parte de las cuotas a la Seguridad Social.

 

Tramitar ese tipo de ayudas puede suponer una pérdida de tiempo excesiva para cualquier autónomo o empresario, por lo que son las asesorías y despachos profesionales los que deben ponerse a su disposición para tramitarlas. 

 

Los profesionales del sector debemos implicarnos activamente en este proceso y debemos tener la capacidad de identificar todas aquellas ayudas públicas que puedan estar a disposición de nuestros clientes para poder facilitar su concesión. Cada vez más asesorías ofrecen un servicio específico de búsqueda de subvenciones sin tener que esperar a que el cliente nos pregunte si tiene derecho a alguna. 




_________________________________________________________________________



¿Tienes una asesoría o gestoría?

Únete a Welink Accountants, la primera comunidad que conecta asesorías y gestorías con clientes