Welink Accountants Welink Accountants
teletrabajo

El teletrabajo: ¿Qué potencial de aplicación tiene a largo plazo?

Welink Accountants

Welink Accountants

La situación

Aunque todavía estamos en las trincheras de Covid-19 y reina la incertidumbre, muchas empresas se han adaptado al teletrabajo. Muchas están planeando manifiestamente implantar un ritmo de trabajo híbrido -alternando entre el hogar y la oficina- más allá del plazo de la pandemia. 

 

Los empresarios no han tardado en darse cuenta de que muchos tipos de trabajo pueden realizarse a distancia si se dispone de espacio para trabajar y de una conexión a Internet que funcione. Parece seguro que la forma de trabajar cambiará de forma significativa tras este importante cambio cultural, pero todavía no hay nada claro.

 

Por mucho que trabajar desde casa pueda ser conveniente y cómodo, lo cierto es que, por un lado, no es una posibilidad para muchos de nosotros y, por otro, los efectos a largo plazo de trabajar aislado o casi aislado no se han sentido ni se han comprendido del todo. 

Trabajar desde casa: Obstáculos a los que se enfrentan los empleos centrados en los servicios

Es fundamental tener en cuenta la importancia de construir y mantener una infraestructura social para los trabajadores cuyos empleos no les permiten trabajar a distancia, es decir, las personas de los sectores del comercio minorista, el transporte y el mantenimiento, entre muchos otros.

 

Como cada vez hay más tipos de trabajos que pasan a alternar entre trabajar desde casa, por ejemplo, 3 días a la semana y acudir a la oficina los 2 restantes, la gente ha ido encontrando más tiempo para ocuparse de sus propias necesidades cocinando, horneando, manteniéndose a sí misma y a su casa, e incluso emprendiendo nuevas aficiones. 

 

Como la demanda de este tipo de servicios disminuye constantemente, la preocupación es la de afrontar las consecuencias de este cambio de cultura en torno al trabajo, y posiblemente enfrentarse a mayores tasas de desempleo.

 

Sin embargo, parece haber un lado positivo en toda esta situación. Algunas personas cuyo trabajo consiste en prestar un servicio han podido dar el paso con éxito a través de Internet, sobre todo las que imparten clases especiales de cocina, fitness e incluso materias académicas. Sin embargo, esto deja un vacío evidente en el grupo general de trabajadores manuales y no presenta una solución para aquellos que simplemente no pueden trasladar su trabajo a Zoom.  

Trabajar desde casa: Cambios en la productividad y la disponibilidad de las redes sociales

En segundo lugar, parece haber inconvenientes evidentes incluso para aquellos cuyo trabajo nos permite trabajar desde casa a tiempo completo.

 

Surgen dos preguntas distintas:

  • ¿Cómo se verá afectada la calidad de nuestro trabajo al trabajar a distancia?
  • ¿Cómo nos afectará la disminución del volumen de interacción social que, para muchos, se daba principalmente en su lugar de trabajo?

Son consideraciones serias, y más aún teniendo en cuenta que aún no somos conscientes de las implicaciones a largo plazo de estos cambios. 

 

Estar sentado solo frente a la pantalla del ordenador no sustituye el entorno atractivo e interactivo de la oficina. No es exagerado suponer que, con el tiempo, la calidad del trabajo que somos capaces de producir sufrirá las consecuencias de la falta de interacción, ya que recibimos un golpe en nuestra productividad, creatividad y voluntad de seguir trabajando sin un entorno motivador.

 

Esto puede provocar el agotamiento y la sensación de aislamiento, lo que probablemente creará un círculo vicioso que sólo puede remediarse restaurando una cultura de intercambio, discusión y comunicación en la vida real, al menos hasta cierto punto.

 

Un modelo híbrido casa/oficina puede ser útil. Algunos empleados encontrarán que funcionan mejor cuando tienen reuniones y discusiones en persona, mientras que otros prosperarán organizando sus pensamientos por su cuenta y en silencio. Aunque ambas opciones son posibles en una oficina, sólo una es factible en un apartamento. 

Trabajar desde casa: Algunos aspectos positivos

Por último, sería poco sincero despreciar todo lo bueno que ha aportado el hecho de hacer algunos tipos de trabajos a distancia. Por ejemplo, ha habido muchos beneficios para las personas con discapacidad.

 

Un trabajo típico de 9 a 5 no es realista para muchas personas, ya que pueden tener dificultades para desplazarse a la oficina, permanecer sentados detrás de un escritorio durante la mayor parte del día 5 días a la semana, o concentrarse en un lugar de trabajo abarrotado y a veces demasiado estimulante.

 

Por lo tanto, para ciertos grupos de personas, hacer que el trabajo a distancia sea una posibilidad puede acabar dándoles oportunidades de empleo que de otro modo no habrían tenido. 

El resultado final

La conclusión es que no sabemos lo suficiente como para predecir los detalles de lo que ocurrirá y cómo se transformará nuestra cultura laboral, aunque es seguro decir que sabemos que cambiará de forma significativa.

 

Es importante mirar más allá de las propias condiciones de trabajo para tratar de ver los efectos potencialmente perjudiciales que la transición a un modelo que se basa en gran medida en el trabajo a distancia podría tener en muchos grupos diferentes de trabajadores, al tiempo que se aprecian las cosas que se lograron. Tal vez un ritmo híbrido de casa/oficina podría ser factible para algunos tipos de trabajo e incluso podría presentar una alternativa ideal, igualmente conveniente y estimulante, a los modelos de trabajo establecidos anteriormente. 

¿Eres una asesoría o gestoría?

Únete a Welink Accountants, la primera comunidad que conecta asesorías y gestorías con sus clientes