Welink Accountants Welink Accountants
 /tipos-fondos-inversión-invertir/

Tipos de fondos de inversión ¿merece la pena invertir? | Welink Accountants

Welink Accountants

Welink Accountants

Tipos de fondos de inversión ¿merece la pena invertir? 

 

Probablemente a todos nos ha sucedido en alguna ocasión lo de tener unos pequeños ahorros en el banco y no saber muy bien qué hacer con ellos. Lejos quedan aquellos tiempos en los que las personas mayores guardaban el dinero debajo del colchón y hoy en día todos tenemos depositados nuestros ahorros en las entidades financieras.

 

No obstante, la liberalización del sector financiero ha permitido que en la actualidad, las aseguradoras o las agencias de valores compitan de igual a igual con los bancos en el asesoramiento financiero y la planificación patrimonial. La aparición de nuevos actores en el mercado, ha hecho que aumente la competencia a la hora de ofrecer alternativas de inversión y se ha traducido en una mayor oferta para los clientes.

 

Rentabilidad y riesgo.

 

En una inversión, los rendimientos futuros no son seguros, pueden ser grandes o pequeños, pueden no producirse, e incluso puede significar perder el capital invertido. Esta incertidumbre se conoce como ``riesgo´´.

 

La capacidad de generar rendimientos se conoce como ``rentabilidad´´.

 

Una de las características más importantes para diferenciar una alternativa de inversión de otra, es el nivel de riesgo que supone, y aunque no existe inversión sin riesgo, algunos productos implican más riesgo que otros.

 

Por lo tanto, la única razón para elegir una inversión con riesgo ante una alternativa de ahorro sin riesgo, es la posibilidad de obtener de ella una rentabilidad mayor.

 

Existen una serie de axiomas básicos para cualquier inversor con independencia de su poder adquisitivo y su cultura financiera:

 

-A iguales condiciones de riesgo, hay que optar por la inversión con mayor rentabilidad.

 

-A iguales condiciones de rentabilidad, hay que optar por la inversión con menos riesgo.

 

-Cuanto mayor el riesgo de una inversión, mayor tendrá que ser su rentabilidad potencial para que sea atractiva a los inversores. Cada inversor tiene que decidir el nivel de riesgo que está dispuesto a asumir en busca de rentabilidades mayores.

 

-Cuanto más riesgo se asume, más rentabilidad se debe exigir. Igualmente, cuanta mayor rentabilidad se pretenda obtener, más riesgo hay que asumir, aunque aceptar un mayor riesgo no es ninguna garantía de obtener mayores rendimientos.

 

--> Lee aquí nuestros consejos para crear un plan de inversión 

 

¿Qué son los fondos de inversión? 

 

Un fondo de inversión es una Institución de Inversión Colectiva (IIC), es decir, es una fórmula de ahorro que aglutina las aportaciones hechas por un número de personas (los partícipes) que han decidido invertir sus ahorros. Todas estas aportaciones que hacen los partícipes son invertidas por la empresa gestora de los fondos en aquellos instrumentos financieros que considere que van a generar una mayor rentabilidad.

 

Actualmente cualquier persona puede invertir en un fondo de inversión gracias a la gran oferta de productos financieros existente. Como veremos más adelante, la oferta es inmensa y las empresas encargadas de su comercialización, generalmente entidades financieras, aseguradoras o bancos de inversión, cuentan con departamentos específicos que analizan a diario los mercados financieros, o bien, tienen acuerdos con otros operadores financieros para facilitar a los clientes el acceso a fondos que invierten en productos más sofisticados. 

 

Es importante acudir a los profesionales adecuados si hemos tomado la decisión de canalizar nuestros ahorros a través de los fondos de inversión. Si bien existen numerosos controles, gracias a la labor de vigilancia del Banco de España, Comisión Nacional del Mercado de Valores o la Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones, la complejidad de algunos productos, provoca que los partícipes no conozcan bien sus características y acaben realizando inversiones que pueden implicar un elevado riesgo para sus patrimonios. 

 

Nuestra recomendación no puede ser más clara, pregunte a su proveedor de servicios financieros todo lo que estime conveniente antes de contratar un producto de estas características. 

 

El partícipe de un fondo de inversión debe pagar unas comisiones por la gestión que realiza la empresa gestora del mismo,y dichas comisiones deben ser transparentes y fácilmente reconocibles.  Una de las más habituales, la comisión de gestión y depositaria se carga directamente al fondo y puede restar valor a su patrimonio, reduciendo la rentabilidad.

 

Es conveniente saber de antemano qué comisiones vamos a tener que abonar para evitar sorpresas inesperadas, ya que una atención más personalizada y una mayor vigilancia por parte de la gestora en la evolución del valor del fondo, también implica unas comisiones mayores.

 

¿Qué aspectos debemos tener en cuenta a la hora de invertir en un  fondo de inversión?

 

 

Volatilidad: Con este concepto se miden las variaciones históricas que experimenta el valor liquidativo de un activo, es decir, cuánto se desvía de la media de su valoración . Por lo tanto, si un activo muestra gran volatilidad, su riesgo será mayor, ya que en el momento del reembolso puede experimentar grandes pérdidas o ganancias.

 

Duración: Con este parámetro se mide cómo afectan las variaciones de los tipos de interés en el valor de los activos. Al subir los tipos, cae el precio de los activos de renta fija, por lo que cuanto mayor sea la duración, mayor será el efecto de la variación de los tipos en la valoración del activo.

 

Política de inversión: La política de inversión es la estrategia de inversión que lleva a cabo dicho fondo, así como los tipos de activos en los que invierte. Nos dará una  idea del nivel de riesgo máximo y mínimo en el que puede incurrir, y los gestores nos deben permitir si los deseamos, obtener los últimos informes del fondo para obtener una idea de la composición de su cartera.

 

Como inversores debemos exigir que se nos informe de primera mano sobre cuál es la política de inversión que lleva a cabo el fondo del que somos partícipes. 

 

Rating: El 'rating' es una evaluación efectuada por empresas independientes que indica el riesgo de crédito de una compañía, administración pública o producto financiero. Por lo tanto, a la hora de invertir en un fondo de inversión es conveniente saber el nivel de riesgo que presentan los activos en los que se va a llevar a cabo la inversión. 



Tipos de fondos de inversión.

 

Entre las diversas formas de clasificar los fondos de inversión hemos optado por hacerlo en función del riesgo que presentan, por lo que de menor a mayor riesgo, los fondos de inversión se pueden clasificar en:

 

Fondos monetarios:

 

Este tipo de fondo de inversión es el que menor riesgo presenta, estando compuesto por activos de mucha liquidez y un buen rating, como por ejemplo, las letras del tesoro,  haciendo que su riesgo sea relativamente bajo. Por lo tanto, su rentabilidad también será más baja, pero si nuestro perfil como inversor es más conservador y no tenemos una gran posibilidad de diversificar en diferentes fondos, puede ser una opción muy a tener en cuenta. 

 

Renta fija: 

 

Los fondos de inversión formados por activos de renta fija, como por ejemplo los bonos emitidos por gobiernos y empresas, presentan en general, un menor riesgo ya que su valor está afectado por los tipos de interés a medio y largo plazo, así como los ratings de los emisores de los mismos.  Aunque dentro de este tipo de fondos, hay unos fondos con unas características muy particulares que sí que presentan bastante riesgo, son los bonos high yield.

 

Los fondos que invierten en bonos high yield generan una alta rentabilidad debido a que los activos en que invierten presentan un riesgo elevado de que los intereses no sean satisfechos por las empresas que los emiten, dado que dichas empresas tienen poca solvencia. Esto hace que sean más arriesgados que los fondos de renta fija, pero, a cambio, ofrecen una  rentabilidad mayor.

 

Fondos mixtos: 

 

Los fondos mixtos poseen tanto activos de renta fija como de renta variable y las gestoras de fondos suelen ponderar el peso de unos y otros en la cartera de inversión para intentar compensar el riesgo, por lo que en general tienen un riesgo medio. 

 

Renta Variable: 

 

Los fondos que invierten en activos de renta variable, como por ejemplo acciones de empresas que cotizan en bolsa,suelen presentar un riesgo muy elevado, ya que el valor de las acciones es muy sensible a las oscilaciones de los mercados. No obstante, si nuestra gestora tiene un buen conocimiento del mercado, y estamos dispuestos a correr esos riesgos, podemos obtener grandes rentabilidades. 







Los fondos garantizados

 

El riesgo de este tipo de fondos es muy reducido ya que permiten al inversor asegurar la recuperación del capital invertido en el mismo. Lógicamente esto implica una menor rentabilidad, pero puede compensar en el caso de personas que no estén dispuestas a asumir un gran nivel de riesgo.

 

La decisión de invertir en un tipo de fondo u otro, al final va a depender de nuestras características como inversores. Lo ideal sería poder diversificar nuestras inversiones en diferentes productos financieros para que las posibles pérdidas de unos puedan verse compensadas por otros, de no ser así, debemos buscar la forma para obtener rentabilidad sin comprometer gravemente nuestro patrimonio.

 

Si tenemos ciertos conocimientos financieros o nuestros gestores son de total confianza quizá podamos arriesgarnos a invertir en productos de más riesgo, pero si no es así, lo recomendable es buscar alternativas en fondos  con políticas más conservadoras o defensivas. 

 

________________

 

Invertir nuestro dinero siempre da miedo y supone cierto riesgo. Si estás pensando en invertir en un fondo de inversión y tienes dudas lo mejor es consultar a un experto que pueda asesorarte cual es la mejor inversión para ti.

¿Tienes una asesoría o gestoría?

Únete a Welink Accountants, la primera comunidad que conecta asesorías y gestorías con clientes