Welink Accountants Welink Accountants
sa-o-srl-diferencias

SA o SRL: diferencias entre sociedad anónima y limitada

Welink Accountants

Welink Accountants

Capital social

Sin duda alguna, este es el punto que hace que se diferencien más estos tipos de sociedades. En el caso de las sociedades limitadas, es posible ponerlas en marcha rápidamente con un capital social de tan solo 3.000€. Esto hace que sea una opción muy accesible para todo tipo de emprendedores.

 

Por el contrario, una sociedad anónima necesita para su constitución una inversión inicial de mínimo 60.000€. Por lo que solo las grandes empresas tienen la capacidad de optar por este tipo de sociedad.

Número de socios

Es habitual pensar que sólo las sociedades limitadas pueden constituirse con un único socio, pero nada más lejos de la realidad. Ambos modelos pueden ponerse en marcha con la presencia de un solo socio, denominándose sociedad unipersonal.

 

Además, no es necesario en ningún caso que se trate de una persona física, sino que el socio único puede ser también una persona jurídica e incluso funcionar sin trabajadores a su cargo.

Condición personal de los socios

Aunque ambas sociedades se fundan sobre bases capitalistas y la parte económica es la más importante, lo cierto es que las aportaciones de los socios suelen ser diferentes en cada modelo societario.

 

En el caso de las sociedades de responsabilidad limitada, es habitual que los socios se comprometan a realizar una aportación laboral y que en caso de no hacerlo se les obligue a abandonar la sociedad. Mientras que en las sociedades anónimas lo habitual es que los socios tengan una aportación meramente económica, sin implicaciones de ningún otro tipo. 

División del capital

El capital de las SA se divide en acciones que pueden adquirirse y venderse muy fácilmente casi solo con pulsar un botón. Sin embargo, las sociedades limitadas dividen su capital social en participaciones que reparten entre los socios.

 

En el primer caso, es relativamente sencillo vender y comprar acciones, pero las participaciones son nominativas y su transmisión está muy regulada. Esto puede hacer que cambiar de nombre una participación en una SRL suponga todo un problema para el resto de integrantes de la sociedad.

Razón Social

Todas las sociedades deben inscribirse en el Registro Mercantil bajo una denominación o razón social que las diferencie del resto. En ambos casos, es obligatorio que este nombre vaya acompañado de las siglas S.A. o S.R.L. que correspondan.

 

Esto es así para que los consumidores y el resto de negocios podamos saber en todo momento el modelo societario al que pertenecen las empresas y actuar en consecuencia.

Actividad principal

Por norma general tanto sociedades anónimas como limitadas pueden dedicarse al mismo tipo de actividades. De hecho es posible encontrar negocios del mismo sector que utilizan una u otra fórmula.

 

Sin embargo, hay algunas excepciones en las que solo es posible que las actividades se realicen bajo una SA. Es el caso de actividades relacionadas con la banca, los fondos de pensiones, los seguros y negocios similares.

Trámites de constitución

Aparentemente para constituir una sociedad los trámites son los mismos, independientemente de si elegimos que sea anónima o limitada, que se emita una escritura pública y se inscriba posteriormente en el Registro Mercantil. Pero en la práctica resulta mucho más sencillo crear una sociedad limitada.

 

Los motivos son bastante obvios, al necesitar un capital inicial mucho menor, los estatutos suelen ser más sencillos y los trámites relacionados con financieras por ejemplo suelen ser más rápidos.

Conclusión: ¿SA o SRL?

Después de ver las principales diferencias y similitudes de los dos modelos de sociedad seguro que te has dado cuenta de que no hay respuesta única a si optar por una SA o una SL. Siempre dependerá de las características de cada negocio y las necesidades de los socios.

 

Si lo que quieres es poner en marcha una empresa sin tener que hacer una gran aportación de capital, sin duda lo que te interesa es constituir una SL. Mientras que para un negocio de gran alcance ambos modelos harían el mismo papel.


Por otro lado, es importante tener claro el número de socios con el que vas a montar la empresa. Para proyectos con pocos participantes la SL es la mejor opción, pero si te estás planteando que el capital se divida en acciones entre cientos o miles de socios, claramente estarás más protegido con una SA.

¿Eres una Asesoría o Gestoría?

Únete a Welink Accountants, la primera comunidad que conecta asesorías y gestorías con sus clientes