Welink Accountants Welink Accountants
agilizar-cierre-libros-contables

¿Se puede agilizar el cierre de los libros contables?

Welink Accountants

Welink Accountants

 

Antes de revisar los pasos a seguir para poder agilizar el cierre de la contabilidad, ¿sabes que es el cierre contable? Si estás pensando en crear una empresa desde cero, o llevas poco tiempo, es probable que aún no te hayas enfrentado al sin fin de papeles que hay que cuadrar. 

 

Qué es el cierre contable

 

El cierre contable es el procedimiento con el que se cuadran y finalizan las cuentas anuales de una empresa dentro de un ejercicio contable, que por lo general abarca un periodo de doce meses. Se suele asociar al año natural, desde el 1 de enero hasta el 31 de diciembre, haciendo coincidir el fin del año fiscal con el final del año natural.  

 

El objetivo de este proceso es calcular el total de pérdidas o ganancias en las que ha incurrido la empresa dentro del periodo. Este resultado se debe incluir en la cuenta 129, Resultado del Ejercicio. Si los resultados son positivos, se obtienen ganancias y en cambio, si el resultado es negativo, se producen pérdidas.

 

De esta forma, si el saldo de la cuenta 129 está en el debe (saldo deudor) su importe señala el montante de la pérdida producida en el ejercicio y si el saldo de la cuenta 129 está en el haber (saldo acreedor) su importe señala el montante del beneficio obtenido en el ejercicio.

 

Una vez realizadas estas operaciones, la empresa tendrá un plazo de seis meses para facilitar dicha información a Hacienda, ya que es la base sobre la que se calculan las obligaciones fiscales correspondientes.

 

Algunas recomendaciones previas para realizar el cierre contable anual 

 

Dado el volumen elevado de movimientos contables de la mayoría de nuestros clientes y de nosotros mismos con nuestras operaciones, es recomendable que durante todo el ejercicio seamos  muy cuidadosos con la información que pueda tener repercusiones en nuestra contabilidad.

 

Como de nuestra contabilidad se genera la información para el cumplimiento de nuestras obligaciones fiscales y las de nuestros clientes, debemos revisar los modelos tributarios y cruzar los datos contenidos en estos modelos con la información contable.

 

Pasivos bancarios: Es conveniente comprobar con la CIRBE (Central Informativa de riesgos del Banco de España) que los créditos que nos han concedido están correctamente registrados por esta entidad.

 

Mayores contables: La principal función del libro mayor es reflejar en cada una de las cuentas contables, las operaciones que se produzcan y registren en el libro diario durante el ejercicio económico, por lo que es importante revisar los mayores de las cuentas para detectar posibles descuadres.

 

Antes de iniciar el cierre contable de tu empresa, es necesario cuadrar toda la contabilidad. Es decir, que los libros contables de tu negocio deben coincidir con los datos del cierre. En caso de que haya algún desajuste deberá resolverse antes de continuar con el asiento del cierre contable. 

 

Pasos a seguir para realizar el asiento del cierre contable

 

Los pasos que debemos dar son los siguientes:

1º Balance de comprobación de sumas y saldos

 

Comprobando la suma del debe y el haber de las diferentes cuentas y sus saldos se concilia el libro mayor con la estructura económica y financiera de la empresa, permitiendo detectar posibles errores contables.

 

2º Revisión de los siguientes grupos de cuentas: 

 

Financiación básica, Activo no corriente, Existencias, Acreedores y deudores por operaciones comerciales, Cuentas financieras, Compras y gastos, Ventas e ingresos y Gastos e ingresos imputados al patrimonio neto.

 

3º Se debe llevar a cabo la regularización de existencias:

 

El proceso es el siguiente, se deben restar las existencias no consumidas de las compras realizadas a lo largo del año, así como las mercancías, y las materias primas que se utilicen para fabricar productos terminados. Esa cifra debe coincidir con el número de existencias que haya en la actualidad. 

 

4º Reclasificación de deudas y créditos. 

 

Las obligaciones pendientes del ejercicio contable se deben reflejar como deudas a corto plazo según la cuantía a pagar en el ejercicio siguiente, debiendo realizar la misma operación para los créditos que vayamos a cobrar de manera total o parcial durante el siguiente ejercicio contable.

 

5º Regularización de pérdidas y ganancias. 

 

Para la regularización de las cuentas de pérdidas tanto como de ganancias, es imprescindible analizar la diferencia entre los ingresos y los gastos. Este proceso también debe llevarse a cabo con las cuentas de patrimonio neto, de las cuales se debe observar el resultado de los gastos y los ingresos imputados al patrimonio neto. 

 

6º Aplicar los ajustes contables por periodificación. 

 

Tal como establece el principio de devengo, no todos los gastos e ingresos se deben tener en cuenta para realizar el cierre contable, por lo que se debe realizar un ajuste en las cuentas por periodificación. Los gastos que se anticipan para el año próximo o los pagos por adelantado de clientes no se pueden incluir en el ejercicio de ese año.

 

7º Regularización de la amortización del inmovilizado material: 

 

Otro de los aspectos de la contabilidad que hay que revisar, es el relativo a la amortización del inmovilizado. Debemos reflejar en las cuentas correspondientes el precio, estado y valor de compra de dichos elementos, aplicando los coeficientes de amortización correspondientes en función del método de amortización que hubiéramos decidido aplicar.

 

No nos debemos olvidar de que contabilidad y fiscalidad a menudo no siempre van de la mano y que a menudo lo que se admite contablemente, no se admite fiscalmente, siendo este un aspecto esencial a tener en cuenta cuando llegue el momento de presentar la declaración del Impuesto de Sociedades, realizando los ajustes extracontables correspondientes.

 

8º Asiento de regularización:

 

Para llevar a cabo el cierre contable de la empresa, es imprescindible calcular la diferencia entre los ingresos y gastos producidos durante el ejercicio. Este asiento es la base de todas las operaciones para saber si nuestra empresa ha obtenido beneficios o pérdidas, ya que del mismo saldrá el resultado del ejercicio.

 

Una vez realizado dicho asiento, se calcula la cuota de impuesto de sociedades que corresponda, contrastándola con los pagos a cuenta y retenciones durante el ejercicio. Por último, calcularemos el asiento de regularización nuevamente, pero incluyendo el gasto producido por el impuesto de sociedades que nos toque abonar.

 

9º Asiento de cierre: 

 

Para finalizar el proceso de cierre contable del ejercicio se deben saldar todas las cuentas que estuvieran abiertas. El procedimiento consiste en cargar las que tuvieran saldo acreedor y abonar las que tengan saldo deudor. Una vez realizado este paso, la contabilidad del ejercicio está cerrada y ya no se contabilizan movimientos del mismo.

 

________________

 

Con esta guía podrás realizar el cierre contable de una forma ordenada y eficaz, garantizando no olvidarte de nada. Si necesitas ayuda con el cierre contable de tu negocio, mira nuestra sección de gestorías, para ponerte en contacto con profesionales expertos.

 

¿Tienes una asesoría o gestoría?

Únete a Welink Accountants, la primera comunidad que conecta asesorías y gestorías con clientes