Welink Accountants Welink Accountants
calculator

¿Cómo pasar una auditoría de cuentas sin sorpresas?

Welink Accountants

Welink Accountants

¿Cómo pasar una auditoría de cuentas sin sorpresas?

 

Uno de los fundamentos básicos de la contabilidad es proporcionar información financiera a todos aquellos interesados en la situación patrimonial y el volumen de operaciones de una empresa. 

 

Por todo ello, dentro del Plan General de Contabilidad hay una serie de principios básicos que toda empresa debe cumplir, y dentro de ellos seguramente el más relacionado con la labor de un auditor sea el Principio de Imagen fiel, que a grandes rasgos debe permitir expresar la realidad patrimonial de una compañía.

 

¿Es obligatorio realizar una auditoría contable?

 

Por lo tanto, la contabilidad debe recoger -con la mayor exactitud posible- la situación financiera de la compañía. Ha de reflejar la información de tal forma que la veracidad pueda ser contrastada. Por esta razón, el principio de imagen fiel debe estar muy presente en las cuentas, pues de estas depende la interpretación de los distintos interesados. Así lo establece el art. 4.1 de la Ley de Auditoría de Cuentas :

 

“La auditoría de las cuentas anuales, que consistirá en verificar dichas cuentas a efectos de dictaminar si expresan la imagen fiel del patrimonio, de la situación financiera y de los resultados de la entidad auditada, de acuerdo con el marco normativo de información financiera que resulte de aplicación “

 

El cumplimiento de este principio debe permitir interpretar las cuentas de forma objetiva ya que ante la posibilidad de que no se cumpliera dicho principio contable, la interpretación de las mismas podría considerarse fraudulenta, errónea o inexacta. Por ello se suele solicitar la visión externa de un experto, y dicho experto es el auditor de cuentas. 



Los auditores son las personas que van a supervisar que las cuentas de nuestra empresa cumplen con la normativa vigente, por lo que dada su importancia debemos prestarles toda nuestra colaboración en aquello que nos demanden. 

 

¿Qué documentación van a pedir?

Hay una documentación que debemos tener siempre preparada antes de una auditoría, en especial si es la primera auditoría a la que debemos enfrentarnos. Entre estos documentos se encuentran las escrituras de la sociedad (constitución, modificaciones estatutarias, todas aquellas de cierta trascendencia), declaraciones de impuestos de los últimos 4 años, relación de las partidas de inmovilizado y sus justificantes, y toda aquella documentación histórica que pudiera tener repercusión en el ejercicio a auditar.

 

También debemos tener a mano balances, libro diario y cuentas de mayor,  y en definitiva cualquier documentación de carácter contable que nos pudieran solicitar. Hay que tener en cuenta que una auditoría no es algo que se hace de un día para otro, y lo normal es que la interlocución con la empresa de auditoría sea fluida, por lo que tendremos tiempo para ir preparando todo aquello que se nos demande para el informe de auditoría. 

 

El informe final de una auditoría de cuentas

Dado que el primer informe de auditoría siempre será el más complicado, una vez realizado, los futuros informes serán más fáciles de preveer y estaremos más preparados antes posibles eventualidades. Hay que tener en cuenta que la auditoría de cuentas va a ser un proceso interno más, como puede ser presentar los impuestos o llevar la gestión de la prevención de riesgos laborales, por lo que debemos dejarlo en las manos más adecuadas y así el proceso será mucho más sencillo. 

 

Se deben explicar al auditor las particularidades de vuestro negocio  antes de que acepte el encargo. Ya que el auditor, en este momento y no después puede no aceptar el encargo o no quiera hacer el trabajo de auditoría.

 

En el momento en el que se lleve a cabo la auditoría debemos contestar a todo lo que nos pregunte el auditor, y sobre todo, no podemos ocultarle información, ya que el auditor no es “ nuestro enemigo “. A la empresa de auditoría la hemos contratado para cumplir con las exigencia legales de tener nuestras cuentas auditadas, por lo tanto está para ayudarnos, y le podemos preguntar todo aquello que estimemos oportuno. 

 

Elegir un auditor contable

 

Con respecto a cómo elegir auditor, nuestra recomendación es solicitar referencias sobre los clientes, empresas o entidades que vuestro auditor haya auditado con anterioridad, así como buscar auditores que tengan una cierta experiencia en auditar empresas de vuestro sector o sectores parecidos. Esto os garantizará que pueda conocer bien vuestro negocio, y os hará más fácil el trabajo de preparación del informe de auditoría.  

 

Por lo tanto, no debéis tener miedo a la hora de seleccionar auditores que auditen empresas de la competencia, ya que todos los auditores cumplen con su deber de confidencialidad. 

 

Debéis buscar un auditor acorde al tamaño de vuestra empresa, por lo tanto, no es recomendable contratar auditores multinacionales para empresas con facturaciones inferiores a 15 millones de euros. Hay firmas de auditoría pequeñas y medianas en cualquier ciudad que conocen perfectamente las necesidades de las empresas de la zona en la que trabajan, por lo que es recomendable acudir a alguna de ellas. 

 

¿Cuándo tengo que hacer una auditoría de cuentas?

 

Recordamos a continuación aquellas situaciones en las que una empresa está obligada a auditar sus cuentas. 

 

  • Con un importe neto superior a los 5.700.000€. 

 

  • Si los activos superan el total de 2.850.000€ 

 

  • Si durante el ejercicio se superan los 50 trabajadores en plantilla de media.

 

Para que la auditoría sea obligatoria se deben cumplir 2 factores de los 3 que hemos mencionado. Además, deberán repetirse durante 2 años consecutivos esos dos factores. 

Esta condición no es habitual por lo que muchas de las empresas no tienen que pasar una auditoría contable de forma obligatoria.

 

No debemos minimizar la importancia del informe de auditoría ya que los gestores de la empresa deben demostrar un uso eficiente de sus recursos y además el cumplimiento de las obligaciones legales, contables, fiscales o laborales también se evalúa en la auditoría.

 

Un buen informe de auditoría otorga un grado de confianza a la empresa para la captación de nuevos clientes, y para los futuros acreedores que la organización pudiera tener.

 

 

______________

 

La auditoría suele ser una eficaz ayuda para los gestores de la empresa, ya que en su actividad diaria puede verse beneficiada por el informe de auditoría en aspectos como el cumplimiento de sus obligaciones fiscales, una posición de tesorería saneada, el pago regular de las nóminas de los trabajadores, etc. 

 

Si necesitas ayuda con una auditoría de cuentas puedes contactar con los expertos de nuestra sección de contabilidad.

 

¿Tienes una asesoría o gestoría?

Únete a Welink Accountants, la primera comunidad que conecta asesorías y gestorías con clientes