Welink Accountants Welink Accountants
5 habilidades que deben tener los profesionales de finanzas | Welink Accountants

5 habilidades que deben tener los profesionales de finanzas | Welink Accountants

Welink Accountants

Welink Accountants

Las 5 habilidades más demandadas en los profesionales de las finanzas

 

Aunque han pasado unos meses de incertidumbre y de inestabilidad económica, los profesionales de las finanzas en sus diversas facetas, ya sean contables, fiscalistas o directores financieros, han seguido estando muy demandados por el mercado laboral.

 

En momentos difíciles, cuando se hace necesario reducir costes y tomar decisiones que a menudo son traumáticas para las empresas. Un buen asesoramiento ya sea de un profesional interno o de nuestra asesoría, da certeza y tranquilidad a los empresarios a la hora de garantizar la viabilidad del negocio.

 

Sin embargo, un buen financiero no surge de la noche a la mañana, necesita años de formación, un reciclaje permanente y destreza en el uso de las herramientas informáticas. Por todo ello, debe tener una gran capacidad de adaptación a los cambios y agilidad en la toma de decisiones. Es un proceso que lleva su tiempo, y que se lleva a cabo de forma progresiva, ya que la asunción de responsabilidades implica mayor experiencia y una retribución proporcional a dicha experiencia. 

 

Si bien no resulta fácil elaborar una lista cerrada con las características o habilidades que todo profesional de las finanzas debe poseer, sí que se puede hablar de algunas de ellas que son en especial necesarias y que citamos a continuación:

 

Poseer sólidos conocimientos es básico para cualquier profesional

 

Ante todo, la contabilidad, la fiscalidad, y en general las disciplinas financieras, requieren un dominio de aspectos muy técnicos. Por todo ello, se requiere un alto grado de especialización, tanto en las materias propiamente dichas como en el uso de las aplicaciones informáticas. 

 

Por lo general, con un grado en Administración de Empresas, Económicas o incluso Derecho pero complementado con una buena formación en materias económicas, se adquirirá un marco teórico sólido para desempeñar labores financieras. Tampoco se debe descartar la formación profesional, que si bien no proporciona tantos conocimientos teóricos, tiene la gran ventaja de ser muy práctica y orientada a la realidad inmediata de las compañías. Suele contar además con pasantías en las propias empresas que a menudo acaban con la contratación de los estudiantes. 

 

 

Habilidades informáticas, un plus necesario

 

Aunque por suerte los planes de estudio actuales ya incluyen el manejo de los programas habituales de gestión, o el uso de procesadores de texto y hojas de cálculo, los proveedores de software desarrollan soluciones informáticas cada vez más sofisticadas y adaptadas a las necesidades de las empresas. Accede aquí a nuestra selección.

 

Los financieros deben estar pendiente de dichos avances tecnológicos para poder desempeñar su labor profesional de forma solvente. 

 

Además, los profesionales de las finanzas que ya llevan unos cuantos años en el sector, han tenido que hacer un gran esfuerzo (autodidacta en muchos casos) a la hora de integrar dichas novedades informáticas en sus procesos internos. Por suerte, en la actualidad, las redes nos proporcionan manuales y vídeos muy prácticos de estas aplicaciones para todo aquel que desee profundizar sus conocimientos y no siempre es necesario acudir a cursos que suelen tener un coste elevado.

 

También existen estudios ofrecidos por instituciones públicas o cursos parcialmente subvencionados. Estos son tanto para trabajadores en activo como para desempleados, que nos permitirán capacitarnos en dichas competencias de forma gratuita o a un precio accesible. 

 

Ser ordenado ayudará a cumplir los protocolos 

 

Dado el elevado volumen de documentación que se tramita en los departamentos financieros, se hace imprescindible mantener una gestión adecuada de la misma.

 

Es una labor, que en ocasiones puede volverse rutinaria y pesada, pero es igual de necesaria que otras como elaborar informes financieros o calcular el resultado del ejercicio.

 

Se recomienda limitar el uso de la documentación física solo a aquellos casos en los que resulte imprescindible, ya que en la actualidad la digitalización nos permite ahorrar costes de espacio y papel, con el consiguiente ahorro en costes y sobre todo por el respeto al medio ambiente.

 

Debemos cumplir de manera estricta con los protocolos que marca la normativa de protección de datos a la hora de gestionar aquella documentación que contenga datos de carácter personal de clientes, empleados o de la propia empresa. Tanto por la confianza que eso otorga en nuestros clientes y nuestros trabajadores, como para evitar posibles sanciones.

 

La empatía no es una habilidad solo de cara al público

 

Los financieros no trabajan de una forma aislada, forman parte de un equipo y además tienen que reportar a sus superiores, gestionar y motivar a su equipo, y mantener una buena comunicación con los clientes. Por lo tanto, deben saber escuchar para poder detectar las necesidades de las personas que puedan verse afectadas por sus decisiones. 

 

Es una habilidad en especial necesaria en momentos traumáticos tales como despidos, reducciones salariales o cierres de empresas. Una buena comunicación facilita la toma de decisiones y ayuda a reducir la incertidumbre que dichas decisiones generan en las personas a las que les afectan.

 

 

Conocimiento de nuestra empresa o cliente

 

Las finanzas de una empresa no implican solamente a un departamento, ya que las decisiones tienen implicaciones desde el punto de vista contable, fiscal, laboral o de tesorería y todos estos aspectos están conectados entre sí.  

 

Se debe tener en cuenta que uno de los principios básicos de la fiscalidad es que no todo el gasto contable es gasto fiscal porque los criterios de la normativa del Impuesto de Sociedades y del Plan General de Contabilidad difieren y eso debe ser tenido en cuenta en la toma de decisiones.

 

Por otro lado, afrontar  determinados gastos o inversiones, tales como una subida generalizada de salarios o la adquisición de maquinaria, tienen un efecto positivo a la hora de motivar a los empleados o hacer que la empresa sea más productiva. Sin embargo, pueden comprometer su liquidez o incluso su viabilidad futura.  

 

Por lo tanto es imprescindible tener un conocimiento global de la empresa en su conjunto y asumir que si se aumentan las partidas de gasto en unos departamentos, necesariamente habrá que revisar si los costes de otras áreas y el nivel de ingresos esperados permiten asumirlos. 

 

______________

 

Si bien no es una lista cerrada, consideramos que estas 5 habilidades son básicas para cualquier profesional que desee dedicarse al mundo de las finanzas.

 

Puedes visitar aquí nuestra sección de contabilidad, donde encontrarás al experto que necesitas.

¿Eres una Asesoría o Gestoría?

Únete a Welink Accountants, la primera comunidad que conecta asesorías y gestorías con sus clientes